Skip to content

¿Porqué hablan mal de mi o de otra persona? descubre el porque

11 Diciembre, 2018
hablar mal de alguien

Mucha gente se pregunta el porque muchas personas hablan mal otra persona, muy bien aquí analizaremos el porque de esta concurrente falta que cometen muchas personas, en pocos casos se habla mal de otra persona sin querer, en esta ocasión veremos cuando en realidad uno esta hablando mal de otro (lashon hara en lengua hebrea).

Analizando el porque hablan mal de mi o de otra persona

  1. Cuando realizas favores a una persona, pero esta a su vez no sabe como devolverte o pagarte el favor, que a las finales termina negando tu ayuda, no has escuchado los que dicen: “si una que otra vez me dio esto o me ayudo en esto, pero no fue tanto”, bueno poco a poco así niegan la ayuda que le das, a las finales terminan negando completamente tu ayuda, esto sucede generalmente con personas que no han llegado hacer algo en la vida o no tienen nada, te envidian por lo que tienes (aunque no lo digan) y quieren tener lo que tu tienes pero como no pueden logra eso, que hacen, te hacen el famoso mal de ojo (esto lo explicamos lineas abajo).
  2. Cuando cuentas tus planes a los demás, ten cuidado a quien le cuentas tus planes sea cual sea (trabajo, amor, proyectos, etc.) y ahora se dirán porque, como lo explique lineas arriba, la gente siempre quiere superarse, al ver que otro lo esta haciendo y ellos no, suelen envidiar lo que vas a hacer así que es preferible no contar tus planes a nadie o al menos a quien no pueda envidiarte(amigos de confianza, familiares,etc.). Ten mucho cuidado, cuando alguien te envidia puede hacerte el famoso mal de ojo.
  3. Cuando la persona habla mal de la otra, es porque tiene baja autoestima, esto se debe a que si una persona esta baja de autoestima, lo primero que puede hacer es subir su autoestima pero esto requiere de mucho trabajo, por ende no lo hace y prefiere hacer caer a los demás (a su propio nivel) ¿y porque haría eso? pues es simple, esa persona diría: yo no me veo tan mal en comparación de ellos.

Que podemos hacer para evitar hablar mal de alguien

  1. Lo primero que tenemos que hacer es reconocer nuestras propias faltas y comprometernos a mejorarlas. No solo basta con aceptar nuestros errores  si no también en mejorarlos, así seremos menos críticos y mas tolerantes a los demás.
  2. Cuando alguien escucha hablar mal de otro, lo primero que debemos hacer es taparnos los oídos (esta es la razón por la que D’os creo los lóbulos delas orejas para poder doblarlas y no escuchar chismes).
  3. Cuando alguien habla mal de otro, en si tiene una cierta razón en lo que dice(es decir hay un poco de verdad en lo que dice) pero siempre debemos de dar el beneficio de la duda a la otra persona, hasta demostrar su verdadera culpa, todos son inocentes.
  4. Hablar demasiado bien ( o alabar demasiado) de otra persona también es considerado hablar mal. Pues no estas diciendo la verdad y estas exagerando en cosas que no son ciertas.
  5. Si en realidad no queremos hablar mal de alguien lo que podemos hacer es hablar con la otra persona(de la cual vas a hablar) y la persona que vas a contar y así evitaremos mal entendidos y se resolvería los problemas de inmediato.

Como puedo identificar cuando alguien habla mal

Aquí te indicaremos como comienzan las conversaciones donde siempre se habla mal de alguien:

  1. Pero si es verdad lo que digo …
  2. Yo no dije tu nombre por si acaso…
  3. A mi no me interesa si alguien dice lo mismo de mi…
  4. De todas formas, ¡todo el mundo ya lo sabe!
  5. Bueno no quiero decirlo en realidad pero necesitas saber esto …
  6. Lo digo por una muy buena razón.
  7. ¡Cuéntamelo todo!
  8. Si gustas le digo en su cara…
  9. ¡No sabes! la otra vez vi a … haciendo …
  10. Lo siento pero tengo que decírtelo
  11. Acaso no te contaron que …
  12. A poco no sabias que …

Y así la lista puede ser mas larga así que tengan mucho cuidado con lo que dicen. Recuerden que toda palabra que sale de su boca ira al cielo y se cumplirá lo que digan o deseen, el poder de la palabra es muy poderosa, incluso es más letal que un arma. Separa a personas (a la que cuentas y de la que estas contando) y las haces pelear.

El poder de la lengua (historia):

Una vez, un rey persa se enfermó lo cual trajo como consecuencia la pérdida de peso del rey y su debilitamiento.

“Sólo hay una cura que le podemos recomendar para que vuelva a recuperar su estado de salud”, sus médicos le informaron, “Usted deberá beber la leche de una leona. Si usted puede obtener y consumir esa leche, le aseguramos que su condición mejorará de inmediato.”

El rey estaba completamente desorientado con la idea de obtener leche de una leona y decidió enviar dos mensajeros y dinero al rey Shlomó, que se encontraba en lerushalaim y era mundialmente conocido por su sabiduría, para implorarle que ideara un plan para conseguir la leche. Shlomó le encomendó dicha tarea a su asesor Benaiau ben Ieoiadá.

“Quiero que me den diez cabras”, ordenó Benaiau. Luego, le pidió a uno de los servidores de Shlomó que buscara en el bosque una guarida de leones. El servidor se internó en el bosque y buscó arduamente hasta que descubrió una guarida en la cual una leona estaba alimentando a sus cachorros. Benaiau ordenó que el servidor le mostrara el camino y que trajera junto con él una cabra. Benaiau se quedó parado a una distancia prudente de la guarida y envió la cabra hacia ésta. La leona la devoró de inmediato. Al día siguiente, Benaiau, se animó a acercarse unos pasos más y le arrojó a la leona otra cabra. Repitió este procedimiento a diario, y cada día se acercó más hasta que su presencia se convirtió en familiar para la leona. Con el tiempo, le permitió acercarse sin lastimarlo. Ella ya no sospechó de la presencia de Benaiau y hasta permitió que la ordeñara.

Tan pronto como Shlomó recibió la leche, la envió con sus servidores al rey persa.

Mientras el mensajero marchaba por la carretera, sus extremidades comenzaron a discutir la una con la otra acerca de cuál de ellas en verdad merecía llevarse los laureles por el logro de haber ordeñado a la leona.

“Somos maravillosos”, se vanagloriaban los pies, “Somos superiores al resto de las extremidades porque si no hubiéramos caminado hasta la guarida, no hubiera sido posible obtener la leche”.

“No es cierto”, objetaron las manos. “Nosotras fuimos imprescindibles para realizar la tarea. Si no hubiéramos ordeñado a la leona, ahora no tendríamos la leche.”

“¿Y qué hay de nosotros?” exclamaron los ojos. “¿Acaso no descubrimos el camino hacia la guarida? Sin nosotros, el plan jamás hubiera resultado.

“Me ignoran,” se quejó el corazón. “¡Yo fui el que pensó en esta idea brillante en primer lugar”

Los murmullos fueron interrumpidos por completo por el sonido exaltado de la lengua, “Ustedes no valen nada – si no fuera por mí, ¿ustedes dónde estarían?”

En este momento, todas las extremidades protestaron, “¿Cómo te atreves a compararte con nosotras? Tu no tienes huesos, como nosotros, ¡tu solo eres un bulto suave guardado en una cavidad oscura!”

Ofendida, la lengua respondió, “¡Sólo esperen y verán que soy el amo de todas ustedes!”

El mensajero llegó a la corte del rey persa y se dirigió de inmediato al trono. Le entregó la leche e intentó transmitirle un mensaje del rey Shlomó, sin embargo, las palabras que salieron de su boca fueron, “¡Su Majestad, yo, en este acto le entrego la leche de perro que usted me pidió!”

El rey pensó que estaba siendo ridiculizado y, en un ataque de furia, dio órdenes para que se colgara al mensajero de inmediato. El pobre hombre fue llevado a la horca de inmediato, y todas las extremidades estaban aterrorizadas.

“¿Se dan cuenta ahora que ustedes, comparadas conmigo, no valen nada?” declaró la lengua en un tono triunfante.

“Lo confesamos”, exclamaron los otros órganos al unísono. “¡De ti depende la vida o la muerte!”

La lengua se quedó satisfecha. “Tengo un mensaje muy importante para relatar al rey”, declaró. “Por favor llévenme a él sólo por un instante.” Los soldados lo escucharon y lo llevaron hacia donde se encontraba el rey.

“¿Por qué van a ejecutarme?” preguntó el mensajero.

“¡Me has traído leche de perro!” replicó el rey furioso.

“Le aseguro”, dijo el mensajero, “que esta leche lo curará. Mis palabras han sido sólo un error ya que en nuestro idioma se utiliza la misma palabra para perro y para león.”

El rey le creyó. Bebió la leche y se recuperó. Luego, perdonó al mensajero.

(esta historia es fuente de jabad)

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
Google+
https://aunnolosabia.com/porque-hablan-mal-de-mi-o-de-otra-persona-descubre-el-porque">
Twitter